domingo, 29 de noviembre de 2015

Am I?


A dog walker
A  Netflix watcher
A time postponer

A food taster
A wine searcher
A full time caring lover

A language passionate
A life learner
A sea hunter

A rain escapist
A white haired
A wrinkle grower

A songs holder
A treasure box keeper
A green tea absorber

A school supplies fan
A God denier 
A do-the-right-thing believer

A jazz adorer at any time
A powerpop listener on a Saturday night
A flamenco dancer if needed

A mommy’s girl
A no one’s possession 
A world´s citizen

A messy office
A clean bathroom
A spot under the sun like a cat

A words mingler 
A words smuggler
A poems capturer.

Am I?

lunes, 23 de noviembre de 2015

A veces


A veces
muchas veces
imagino una vida menos tangible 
menos práctica 
más bohemia.
Veo la gente pasar 
desde una cafetería 
sentada en una silla pequeña
de una mesa pequeña
usando un portátil pequeño
y tomando un café descafeinado.

A veces
muchas veces
busco y rebusco en los bolsillos
que no tienen agujeros
pero no encuentro más que un cuarto de dólar 
del estado de Wisconsin
busco y rebusco hasta en los calcetines
por debajo de esta camisa mal confeccionada 
por mano de obra infantil del tercer mundo
y yo, aquí, en mi mundo
buscando y rebuscando
con la mirada perdida 
y las botas algo gastadas.

A veces
muchas veces
miro el reloj y no me importa el tiempo
cinco minutos más
voy a llegar tarde
¡qué más da!
si miro el reloj y no me importa el tiempo
ni llevar ropa mal confeccionada
ni la gente que pasa por delante de la puerta
ni Wisconsin.

A veces
las más de las veces
me gusta estar acatarrada
sentirme aturida por la congestión
abandonarme al placer del jarabe
y dormir durante horas 
porque muchas veces
dormir está infravalorado
y soñar se nos ha olvidado
por eso
tantas veces
sueño 
veinticuatro horas de esta
y otras vidas
cinco minutos más
si total voy a llegar tarde
¡qué más da!

A veces
pocas veces
escribo 
una sucesición de diapositivas algo borrosas
un vuelva mañana e inténtelo mejor
una nebulosa
una vuelta de tuerca a esta vida 
v-e-r-t-i-g-i-n-o-s-a
quizás semi-exitosa
quizás 
pero no me paro
todavía no.

A veces
cinco veces
cincuenta veces
quinientas veces
cambio la distancia por el abrazo
el llanto por por los vídeos de gatitos 
los gritos por la música 
y el estrés por la poesía
esta vez
una vez más
cinco mil veces.


martes, 3 de noviembre de 2015

Niebla: a Antonio Muñoz Molina

El cambio de hora se ha llevado la oscuridad
y nos ha traído la niebla.
Los mosquitos suenan como aviones de la cuarta guerra mundial,
agudos como un infante con hambre. 

Aún queda agua resbalando de los árboles 
y nosotros contamos los días para el descanso, 
jornaleros del espíritu y las palabras,
payasos, abrazadores, transmisores.
Quién puede pararnos,
quién se atreve a cortarnos el paso,
si saltamos la barrera
como corzos en el campo.

Hoy el camino está más claro,
más despejado.
Hoy me arde el pecho de nuevo,
hoy me he condenado
al exilio de la voz 
que se escapa de mis manos. 



A Antonio Muñoz Molina. 

domingo, 25 de octubre de 2015

Desde la cama

Desde la cama
los domingos son más domingo,
con su nórdico abrazándote,
con las cortinas empujando la luz
para que no pase,
con su perro pegado a las piernas 
roncando y suspirando.

Desde este fuerte 
nada nos destruye porque es domingo,
porque el zumo sabrá mejor
y el café tendrá aroma de tiempo detenido.

Desde este escenario
nos daremos la vuelta,
varias veces si fuera necesario,
cerraremos los ojos y sonreiremos,
como cuando éramos niños,
porque sí, porque hoy
es domingo. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Stones



Childhood is a stone:
it is good to crack nuts
during recess,
it is good to run and shout 
for joy.

Some stones say:
- my house was flooded
-my cousin almost fall to the water when she was being rescued.
Others look smashed by a uglier and heavier stone:
- my stomach hurts
- I don´t have a house any more.

Stones should never stop being stones,
stones should never stop cracking nuts,
running without self-control,
sweating happiness,
that is not good at all. 

Piedras


La niñez es una piedra:
vale para romper nueces 
en el patio del colegio,
vale para correr y gritar
la alegría del recreo.

Hay piedras que dicen:
- mi casa se llenó de agua
- mi prima casi se cae el bote cuando nos rescataban.
Otras parecen que una piedra más grande, fea y pesada
les ha golpeado: 
- me duele el estómago
- ya no tengo casa.

Las piedras no deberían
dejar de ser piedras,
las piedras no deberían 
dejar de partir nueces,
correr sin medida,
sudar alegría.
eso no vale. 


viernes, 9 de octubre de 2015

Desubicados

No miento si digo 
que me siento desubicada:
extranjera en mi país,
extranjera en tierra lejana.

Voy volando fronteras,
cruzo años,
dejo atrás gente, caras,
sombras de un pasado.

Encuentro otros rostros,
asimilo otras voces,
dejo mis dos besos
- como si no pasara nada -
disimulando que el segundo se cayó
en el mar de constancia.

Anoche, por el breve instante 
de cinco horas,
vi que no era la única,
que mi nacionalidad no me definía 
más allá de una bandera ignorada,
que mi historia se difuminaba 
en una tierra árida, 
que los países no nos diseñan,
que los desubicaos nos atraemos
como la tela de una araña,
disueltos unos en otros,
sin banderas ni patrias.

Los desubicados buscamos 
lugares cercanos, 
cantamos estrofas,
repetimos estribillos.

Los desubicados deseamos 
que no nos acepten en el grupo,
que nos echen de la secta,
somos incorrectos por naturaleza.

Los desubicados sabemos 
- a ciencia cierta - 
que también somos desubicadas,
brindamos, soñamos, reímos,
damos la cara. 

sábado, 27 de junio de 2015

Geometría femenina

No se acaba la palabra,
no se acaban las conjunciones,
yuxtaposiciones y metáforas.
Son las manos femeninas,
son sus voces, sus piernas 
y sus melenas.
Es la poesía,
balsa de salvamento 
que recoge -siempre valiente- 
la pluma, el dedo, la mano.
Por eso, por suerte,
no se acaba la palabra. 

sábado, 30 de mayo de 2015

Por encargo

El amor no se hace por encargo,
ni el mar acaricia la arena con sus olas,
ni tus besos me llegan a los labios,
ni tu pelo se enreda en mis manos.

Pero vienes y me pides cuarto y mitad
de mis sueños y mi sonrisa,
pero vienes y me miras sin prisa,
y te sirvo lo que quieras,
y te hago lo que pidas. 

domingo, 26 de abril de 2015

La Florida

Dejamos atrás las nubes viajeras,
tranvías arrastrados por el viento de la Florida, 
el cielo perfecto, el sol alargando sus últimos rayos,
traspasando los barcos, rozando el agua. 

Todavía resuena el son de Cuba, 
todavía huelen el ceviche y el cordero guisado,
todavía tengo los pelos por el aire despeinados.

La carretera se come las millas,
es una glotona y yo,
curiosa y más vieja,
cada día tengo más ganas 
de paisajes nuevos,
de olores y sabores,
de beberme el mundo,
con espuma y mucho hielo.

jueves, 8 de enero de 2015

Olvidar el frío

Olvidar el frío.
Olvidar la nieve entre la suela del zapato.
Olvidar el hielo en la puerta del coche.
Olvidar el sol disparando a los ojos, agazapado.
Olvidar que has estado en un lugar llamado Wisconsin,
con un lago que no parece lago.

Esta mañana,
paseando por Columbia,
aprendí que no puedo olvidar el frío,
aunque no me guste,
aunque los dedos se quejen.
Esta mañana,
poderosa y pendenciera,
me trajo de vuelta los días,
se llevó el olvido,
me dejó el frío.