miércoles, 31 de diciembre de 2014

Los mejores versos de 2014

Los mejores versos de 2014 han sido,
por orden de aparición:

tú y yo cruzando el atlántico juntos
con nuestros pasaportes en mano
y un puñado de sueños despertando.

la voz de Martin Luther King
vibrando en mi pecho,
sentada en un banco. 

el frío en DC, el pretzel,
la sopa japonesa, el plato etíope, 
el mundo al alcance de nuestras manos.

la nieve en Norfolk,
las huellas de los tres,
el paso acompasado.

la música en Nashville, 
la emoción en Graceland,
el recogimiento ante el Motel Lorraine,
el mejor pollo frito de todo el estado.

los días de playa, azules, 
calurosos, remojados en cerveza Victoria,
con tapas de boquerones en vinagre,
alcachofas fritas y tu voz siempre a mi lado. 

tus pies en la escuela,
tus historias de niños,
el futuro despegando. 

todos los besos que desde el 1 de enero
al 31 de diciembre nos hemos dado. 

todos los abrazos, todas las miradas,
todos los silencios, todos los versos pendientes
que han quedado para el nuevo año. 

martes, 30 de diciembre de 2014

Somos y estamos

















Somos las últimas hojas de un árbol,
caducas por fuera
perennes por dentro.

Estamos al borde de la rama,
como un suicida en el piso más alto 
del Empire State Building.

Somos esas hojas rojas
que al pisar crujen, gritan,
protestan y se indignan.

Estamos aguantando 
los embistes del viento,
los caprichos del tiempo.

Somos las últimas hojas de un árbol,

y estamos más que nunca hartos.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Gente. País. Mordaza.


Gente echa más agua a la sopa.
Gente echa más arroz a la paella.
Gente echa más pasta al tomate.
Los que no tienen ni agua, ni arroz, ni pasta
bucean en la basura.
Gente a tiempo parcial.
Gente a salario menguado.
Gente a sueños precarios.
Las almohadas están cansadas,
hundidas, derrotadas.
Gente con zapatos gastados.
Gente con abrigos decolorados.
Gente con guantes manchados.
Las modistas hacen magia
con ropa de tercera mano.
Gente que vota.
Gente que no vota.
Que gente que dice que podemos.
Lo que no podemos es seguir sin poder.
Gente que se ha marchado.
Gente que echa de menos el jamón.
Gente que tiene la rabia anclada en el costado.
La distancia no siempre olvida
el porqué te has alejado.
Gente se queda sin casa.
Gente duerme en los portales.
Gente sigue pagando la condena en la calle.
Los puentes no se caen porque los soportan
los desahuciados cobijados bajo las mantas.
Gente con boca tapada.
Gente con palabra seccionada.
Gente con verbo sellado.
Leyes que dejan ideas silenciadas.
Gente dimite.
Gente es cesada.
Gente se pone el collar del anterior.
Los escaños y las carteras tienen roña del pasado.
Gente.
País.


Mordaza.

martes, 11 de noviembre de 2014

Las luces de Gaza

Ponen sus sillas en las colinas
para ver las luces de Gaza.
Como quien pone su cojín en la plaza de toros.
Son el picador de Oriente Medio.
Marean al toro, pero nunca lo matan del todo.

martes, 30 de septiembre de 2014

Un poema largo

Siempre quiero escribir un poema largo,
Pero nunca lo consigo.

Suelo pensar que mi vida es demasiado normal. 
Despertar. Trabajar. Pasear al perro. Correr. Cenar. Dormir.
No da para tanto, mucho menos para un soneto.

Leo a otros poetas con la intención de encontrar inspiración 
En versos lejanos, incluso rimados,
En palabras colocadas en lugares inesperados,
Leo otras letras y escucho su eco desgarrado.

Siempre quiero escribir un poema largo,
Pero nunca lo acabo.

Suena la voz de Neil Young y su guitarra cierra el trío,
Entre las dos besan las letras que bailan con un silbido.
Suena a viejo, a sucio, a días que se resisten al olvido. 
Quizás este disco me haga llegar allí donde nunca he alcanzado,
El horizonte móvil, el camino embarrado, la carretera keroucada.

América escribe los días por mí, se equivoca y hace borrones.
No leerás ese libro de nuevo porque el final es demasiado duro de contar.

[Inserte aquí su publicidad de Spotify]

Doy al pausa para acariciar tu brazo, para notar tu piel de gallina en mis manos,
Para constatar que respiras y Chomsky ronca a nuestro lado, 
Retomo con un bostezo pues es tarde y debería dejarlo.
El disco pronto se acaba y el despertador está programado
A las 6 de la mañana, no es la hora de los poetas.

No obstante, sin embargo y a pesar de los contratiempos,
Siempre quiero escribir un poema largo,
Pero nunca lo persigo,
Solo unos versos mal rimados, mal contados,
Solo un clic para evitar el brillo. 

Ipad apagado. 

Siempre quiero escribir un poema largo,
Pero nunca lo consigo. 

viernes, 26 de septiembre de 2014

Atrás

Hoy eché la vista atrás y descubrí 
que necesitaba gafas de lejos.


Donde mi memoria ha borrado más nombres que caras,
todavía suenan canciones, acordes y noches de conciertos.

Son la mecedora del tiempo,
son la voz de mis recuerdos,
son de mi alma el sustento.

jueves, 18 de septiembre de 2014

corredorA de fondo

En el fondo 
correr es llegar al fondo.
Extender el brazo, 
estirar la mano,
palpar los miedos 
sin asustarlos. 

Desde el fondo
salen los puentes,
los precipicios,
los decimoséptimos pisos,
mientras los kilómetros 
pisan los límites,
sudan las dudas,
sacan una sonrisa a quien saluda. 

En el fondo
correr es salir del fondo.

domingo, 16 de marzo de 2014

Contra mí

Levantarme contra mí,
a pesar del dolor y la pereza.
Me enfrento, me encaro,
me aviso, me amenazo
con no volver a hablarme,
con no volver a respetarme
si detengo mis pasos. 

Contra mí es por mí,
contra mí es conmigo,
contra el miedo al camino,
las cuestas y los ríos,
los puentes bajo mis pies,
mis pies en un décimo piso.

Jugar contra mí,
con ventaja
porque me conozco, 
y aunque quedemos empatadas
daré por ganada la batalla.
Habré vencido, seré ganadora,
saldrá el sol, correré aunque no tenga ganas. 

domingo, 2 de febrero de 2014

El viaje

El sol entre los árboles
se va escondiendo
dejando atrás todo lo nuevo
y todo lo recordado.
Esta vida es posible
porque tú estás a mi lado,
esta vida nueva se enreda entre mis manos
como el sol entre las ramas,
cada vez más bajo,
cada vez más grande.
Cada vez que viajamos
agrandamos el alma,
con el sol de frente,
pero sin cegarnos.

jueves, 30 de enero de 2014

Imagine dragons

Imagina dragones
volando alto 
surcando hombros
con paso cuidadoso.

Son mis manos
comprobando 
que estás aquí
sentado en la oscuridad,
a mi lado. 



Expatriados

Nos llaman expatriados.
Nos definen culo inquieto desde su sillón acolchado,
desde un púlpito sucio y quebrado
por los votos del miedo, el fracaso y la ignorancia.

Nos deciden despañolizados.

Nos roban la salud, 
nos pisan el cuello,
nos cortan las manos,
destiñen nuestro pelo.

Nos dividen,
ganaron. 

Del cuaderno incompleto a los poemas expatriados

Durante un año he estado escribiendo un poema al día y publicándolo en este blog de forma bastante puntual. El nombre del blog es cuaderno incompleto porque nunca pensé que lograría completar los 365 de poemas. Pero lo logré. A pesar de los días en lo que no sabía de qué escribir, a pesar de las noches en las que llegaba tarde y tenía que ponerme a hacer un poema a las 3 de la madrugada, a pesar de haberme expatriado a otro país, tener un trabajo nuevo, jetlag y un millón de incertidumbres. 

Estos poemas han sido el espejo de un año en el que decidí cambiar de vida, luché por ese cambio y acabé cambiando. Ahora estoy recopilándolos en un libro que saldrá un día de estos, el fruto de estrujar mi cabeza cada día para demostrarme a mí misma que era capaz de completar este cuaderno. 

No obstante, mi cabeza sigue rodando y pariendo poemas, así que los iré volcando aquí, desde el exilio voluntario. Son todos vuestros, aunque son mucho más míos. Bienvenidos a mis poemas expatriados