sábado, 27 de abril de 2013

Yo estuve en Harlem














Negros, Negros, Negros, Negros. (Federico García Lorca, El rey de Harlem)

Nací de la boca de metro
de parto natural, 
mi madre nunca imaginó
que llegaría tan lejos.

Me llevaron hasta allí
los ojos del poeta,
los labios del músico de jazz
a su ritmo y compás.

Las calles de Harlem
olían a comida del sur
y sonaban a huidas del norte.
Las calles de Harlem 
vestían con traje largo
y pluma en el sombrero.
Las calles de Harlem
pedían a gritos
que su rey nunca se hubiera marchado,
que el poeta no hubiera muerto.

2 comentarios:

  1. Lola, la poesía es un arte muy especial, nunca muere.

    ResponderEliminar
  2. Los pies no pueden evitar marcar el compás de ese ritmo tan especial que late en el corazón de Harlem

    ResponderEliminar