domingo, 17 de marzo de 2013

Noche punk













Fue un noche tan punk
que el suelo olía 
a los residuos de ciudad 
podrida.

Que los gritos no cesen,
aunque no los entendamos,
que sigamos vivos,
con los pelos de punta. 

6 comentarios:

  1. Muy buena composición.

    Y seguirán luchando contra la manipulación y podredumbre de la sociedad, mediante el vomito compulsivo de sus vidas en el bar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo pensando que el punk es un arma necesaria.

      Eliminar
  2. Sigamos vivos...para poder oír los gritos y susurros de la vida...

    ResponderEliminar
  3. Este poema está preñado de realidad ;-)

    ResponderEliminar